viernes, 4 de septiembre de 2015

Reseña: Pokémon rojo

Título: Pokémon rojo.
Título original: Poketto monsutā aka.
Idioma original: Japonés.
Creador/Desarrolladores: Game Freak.
Género: Aventura, acción, RPG.
Plataformas: Game boy.
Modo de juego: Un jugador o multijugador.
Año: 1996.
País: Japón.
El jugador toma el mando de un niño que vive en Pueblo Paleta, y ha cumplido la edad necesaria para poder irse de su casa y dedicarse a entrenar Pokémon. El Profesor Oak te permitirá elegir uno de entre tres Pokémon iniciales (Bulbasaur, Charmander y Squirtle) para iniciar la aventura y poder combatir contra otros Pokémon salvajes y entrenadores.

La meta principal del juego es llegar a la Liga Pokémon y enfrentarse al implacable Alto Mando. Para ello el jugador debe reunir las ocho medallas de gimnasio que se consiguen derrotando a los líderes de cada gimnasio Pokémon ubicados en distintas partes de la región Kanto. 

Dentro de la aventura además el jugador deberá hacer frente a un grupo de villanos conocidos como el Team Rocket liderados por el misterioso Giovanni quienes con sus ambiciosos planes amenazan el bienestar de las personas y los Pokémon de Kanto.

Esta reseña es válida también para Pokémon azul y Pokémon amarillo, ya que los cambios entre estas versiones no son demasiados. 

Decidí empezar nuevamente este juego que hace tanto tiempo disfruté. Fue el primero, el que empezó con toda la franquicia de Pokémon, y que me cumplió el sueño de poder tener mis propios pokémon y entrenarlos a gusto.

De pequeña era realmente era muy, muy fan del anime, y cuando descubrí el juego lo amé al mismo nivel. Estuve mucho tiempo jugándolo y hoy en día creo que es de mis juegos favoritos. Por lo que se merecía que lo probara una vez más.

Aunque es verdad que la trama no tiene un argumento muy trabajado incluso para su época donde no estaba tan visto como ahora, el mundo creado sí es muy original. La imaginación de los creadores para inventar todos estos seres, con sus ataques, evoluciones y demás fue tremenda. Pero contrarresta fuertemente con lo carente que son los personajes. Aún hasta el día de hoy me gustaría encontrarme con un juego de Pokémon donde alguno de los personajes posea una historia un poco profunda o interesante cuanto menos. Y está también el hecho de que los sucesos de la historia transcurren sin que se nos dé explicación alguna, el jugador deberá seguir avanzando sin saber en ningún momento por qué o cómo suceden las cosas. Pero a pesar de todo esto, la fórmula que posee le funcionó muy bien y decir eso es quedarse corto así.

A esta altura, con tantos juegos de Pokémon que pasé, cualquier de ellos me parecen un poco más de lo mismo; no obstante pude volver a pasármelo muy bien jugando a este. Es un juego con bastante nostalgia para mí. Cualquiera que lo haya jugado con anterioridad, sin duda podrá volver a hacerlo y, más o menos, disfrutarlo de nuevo. Pero para quienes han empezado la saga con videojuegos posteriores, algunas de sus características pueden resultar molestas.

Una de las cosas que más me fastidió fue el almacenamiento de objetos. Primero, que estaban todos mezclados y había que buscar uno por uno hasta entrar el que querías. Y luego, que había muy poco lugar, con tantos «objetos importantes» que nos entregaban, el inventario se llenaba rápidamente y quedaba muy poco lugar para artículos que comprábamos o encontrábamos por el mapa. Esto y la forma de utilizar algunos objetos o habilidades de los pokémon resultaba bastante tedioso.

Uno de los puntos más interesantes, es que tiene la libertad de escoger si se quiere seguir simplemente el camino principal, o marcarse algún objetivo personal. Estos pueden ser algo como capturar todos los pokémon, llevarlos a todos a cierto nivel, etc. Claro que solo es atractivo para quien guste de marcarse esta clase de metas.

Por esto mismo, la durabilidad del juego puede ser bastante mayor de lo que ya es si uno se ciñe a la historia. Para continuar avanzando, el juego nos mantendrá varias horas entretenidos intentando subir de nivel a nuestros pokémon, más el tiempo que la trama en sí conlleva, sobre todo atravesar laberintos o cuevas. Tiene además la gran ventaja de poder intercambiar y combatir con otros jugadores por lo que se puede disfrutar desde ese lado también.

Por desgracia, no hay demasiada libertad de explorar. En algunos lugares sí que teníamos un tiempo para poder visitar las ciudades y demás, pero en general es un juego muy lineal; al menos hasta que llegamos a ganar la liga pokémon, pero claro, luego de eso ya tenemos prácticamente todo el mapa explorado.

Con respecto a los gráficos, a pesar de lo que pueda parecer ahora, en su momento eran muy buenos. Posee un mapa grande y bien construido, y todo va con mucha fluidez. Tal vez lo más flojo es la forma de combate entre pokémon, que resulta un poco tediosa o monótona. En lo personal, lo único que me incomodó al día de hoy fueron los colores, al resto me acostumbré rápidamente de nuevo.

Los diálogos son muy pobres pero efectivos para la trama y para comprender el juego. El diseño de los personajes es bastante sencillo, pero no por ello desagradable. Los pokémon, sobre todo, tienen un dibujo bastante diferente al que estoy acostumbrada ahora, no me acordaba de lo mucho que han variado en estos años.

El final va acorde con todo, y me parece un punto interesante que como mencioné ya, tengamos la posibilidad de continuar jugando y llenándonos de horas de vicio, luego de haber ganado la liga Pokémon

Es un juego que incluso hoy entretiene bastante. Su estilo innovó y triunfó en su momento, y para todos aquellos que no hayan jugado nunca algún otro juego de la saga puede resultar muy interesante. 

2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Llevo jugando Pokémon desde siempre, e igual que tú, también seguía el anime cuando era pequeña. A día de hoy siguen siendo mis juegos favoritos :)

    Si es cierto que cuando ya has ido jugando a todos los juegos y has ido viendo los cambios y avances, si vuelves a los antiguos se puede hacer raro y difícil de jugar al principio, pero muchas veces la nostalgia ayuda a mejorar todo eso, además que la mecánica mola un montón :)

    Buena reseña.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por comentar! :)

      La verdad es que sí, los juegos de Pokémon se disfrutan un montón.
      Yo aún no los he jugado todos, me faltan los de quinta y sexta generación, pero aun así es extraño regresar a los primeros. Como dije en la reseña, en cuanto al juego lo que me molestó un poco fue solo el almacenamiento de objetos, tan acostumbrada a la mochila con todas sus secciones xD Pero me la pasé muy bien igual, y como dices, la nostalgia ayudó.

      ¡Saludos!

      Eliminar

Deja tu marca